Algunas características generales del chino Mandarín

Home / Blog / Algunas características generales del chino Mandarín
En Blog

Ante la recurrente pregunta de ¿cuál es la lengua más hablada del mundo? La respuesta resulta ser muy simple: el idioma chino, ya que tan sólo dentro de la República Popular China tiene más de mil millones de hablantes, pero no sólo eso, sino que también en los países de Taiwán, Singapur y la región de Hong Kong se constituye como una de las lenguas oficiales.

Aunado a esto, grandes cantidades de migrantes chinos que se han esparcido a lo largo y ancho del mundo conservan la tradición de hablar en su lengua materna, sin importar el territorio en el que estén, un ejemplo claro es el de México, en el que la comunidad asiática es tan numerosa que incluso se creó el Barrio Chino, una zona en la que actualmente viven más de tres mil familias provenientes de China y otros migrantes coreanos, filipinos e indonesios.

idioma chino

Para ahondar un poco más en el ejemplo, diremos que el Barrio Chino se conformó en la década de los años setenta, está ubicado en la famosa colonia Centro, de la delegación Cuauhtémoc en el corazón de la Ciudad de México, y es principalmente famoso por la gran cantidad de restaurantes que se establecieron ahí, las tiendas con productos tradicionales de este país asiático y los festejos del Año Nuevo Chino, a los que asisten propios y extraños,  turistas y habitantes del Distrito Federal.

Ya que sabemos que el idioma chino es el más hablado en el mundo, ahondemos un poco en sus características generales. Para empezar, es necesario aclarar que se llama chino mandarín, y que es el resultado del conjunto de dialectos que se hablan en la mayor parte del territorio de la República Popular China, por lo que fue adoptado por ésta como su lengua oficial.

Ahora bien, es necesario aclarar que para que el chino mandarín se convirtiera en la lengua oficial tuvo que pasar mucho tiempo, ya que durante siglos se hablaron muy distintos dialectos del chino, dependiendo de la zona en la que se estuviera, el idioma tenía una serie de cambios considerables, aún en la actualidad, existe un gran número de poblaciones que mantiene su propio dialecto como primera lengua.

No fue sino hasta el establecimiento de escuelas primarias oficiales que el uso del idioma chino mandarín se esparció por todo el territorio del gigante asiático, ya en pleno siglo XX. Esto representó la unificación de un país con un espacio tan grande y con una población tan numerosa, asimismo, permitió la apertura de las relaciones comerciales entre China y el resto del mundo, imaginemos por un momento el tener que aprender distintos dialectos para tratar con los socios que se encuentren en tal o cual región.

Por otro lado, hablemos un poco de la escritura, a diferencia de los signos que se utilizan en los idiomas occidentales, que utilizan como base el alfabeto latino, mismo que está compuesto por 26 letras principalmente con sus variaciones dependiendo del idioma del que se trate, el alfabeto chino consta de miles de símbolos, también conocidos como caracteres.

Quizá al leer esto parezca un poco intimidante el estudiarlos, sin embargo tienen una amplia riqueza cultural, ya que tienen un origen logográfico, es decir, estos signos están contando una historia a través de la escritura conceptual, pues no se trata de cómo suena la palabra al leerla, sino del significado que está dando en sí misma. Los caracteres del idioma chino están constituidos por pictogramas (representación figurativa de un objeto real o un concepto), ideogramas (símbolo gráfico que alude sistemáticamente a un significado)  y fonogramas (escritura que indica un sonido).

Sin embargo, con el fin de adaptar la escritura china al sistema más utilizado en el mundo, se creó el “pinyin” a mediados del siglo XX, para otorgarle a la lengua un carácter más universal; se trata de un sistema de transcripción lingüística del chino mandarín, también conocido como el alfabeto fonético chino, el cual traduce los signos conceptuales a fonéticos, utilizando el alfabeto latino, de tal manera que las palabras chinas se puedan leer tal y como se pronuncian, lo que simplifica ampliamente su aprendizaje y lectura para los que no lo tienen como idioma materno.

Estos son sólo algunos de los rasgos que distinguen al chino mandarín de las demás lenguas que existen a lo largo y ancho del mundo. Si estás interesado en conocer mucho más acerca de una lengua tan rica tanto en la escritura como en la cultura en la que nació, estudiarla y aprenderla para poder hablarla fluidamente, entonces te invitamos a los cursos que ofrecemos en Mandarink, el lugar ideal para adentrarte en este místico idioma.

¿Quiénes somos? Somos una escuela en la que se imparten clases de chino mandarín, la cual surgió por la iniciativa de un grupo de profesionales y entusiastas de la lengua más utilizada en el mundo, quienes nos dedicamos a enseñarla y transmitir nuestra pasión por una cultura tan lejana y tan distinta a la nuestra.

En Mandarink sabemos muy bien que puede llegar a ser abrumador y un poco confuso acercarse por primera vez a una lengua nueva, y más cuando se trata de todo un sistema ideológico y de signos tan complicado, no obstante, nuestras metodologías y los materiales que utilizamos en cada una de las clases le facilitarán al alumno el aprendizaje del lenguaje. Nos comprometemos a preparar personas que al final dominen el idioma chino mandarín de una forma dinámica y atractiva. Visita nuestra página de internet para más información.

Publicaciones recientes