Cursos de chino mandarín en el D.F.

En pleno 2015 todos sabemos que para alcanzar una mejor calidad de vida debemos prepararnos a nosotros mismos para estar listos para un mundo cada vez más competitivo y globalizado. Y una de las mejores maneras de hacerlo es a través del aprendizaje de idiomas extranjeros.

Muchas veces hay quienes dicen cosas como: “¿para qué aprendes otro idioma? es muy complicado”, o cosas peores, “da lo mismo estudiar o no, de todos modos, no sirve para nada”. Estas frases negativas muchas veces se van metiendo en el inconsciente al grado de que la gente lo llega a creer. A veces es normal dejarse llevar, pero nunca se debe hacer caso de este tipo de comentarios tan desagradables y poco nutritivos, emocionalmente hablando.

Por eso siempre se debe que tener un plan de vida muy bien diseñado que permita enfocar y explotar de la mejor manera los objetivos y metas de vida que se tengan, así como contar con pequeñas alternativas que no modifiquen del todo el plan principal. Para organizarlo de mejor manera, debemos plasmarlo en una hoja de papel y separar por medio de distintos rubros, los aspectos más destacables e importantes a corto, mediano y largo plazo.

Un ejemplo de cómo podemos diseñarlo, es la manera siguiente: metas profesionales, metas personales y tiempo de duración, así como las alternativas que se tienen para realizarlas. Se puede elaborar como a continuación se presenta:

  • Metas personales:
  1. Esforzarse por ser una mejor persona cada día.
  2. No dejarse vencer ante los obstáculos vividos.
  3. Buscar alternativas sanas que permitan resolver los problemas de la mejor manera.
  4. Crecer como persona, tomar las experiencias negativas y positivas para convertirlas en aprendizajes de vida.
  5. Tener muy presentes los valores que fueron enseñados en casa y si existen algunos aspectos negativos vividos, eliminarlos por completo.

Tiempo de duración: tratar de hacer modificaciones todos los días, poco a poco se logrará llegar a estos objetivos.

  • Metas profesionales.
  1. Asistir a una universidad y estudiar una licenciatura o ingeniería, para que esto suceda, si no se cuenta con los recursos necesarios, se pueden pedir becas que ayudarán a costear la estancia en la universidad.
  2. Terminar una carrera universitaria, esforzarse por tener las mejores calificaciones.
  3. Aprender un idioma extranjero como el chino, permitirá tener mayor renombre social y preparación profesional, por eso se deben buscar cursos de chino mandarín en el D.F., que ayuden a aprender este idioma.
  4. Seguir estudiando el grado de maestría.
  5. Obtener el grado de doctorado.
  6. Viajar al extranjero.
  7. Tener solvencia económica que permita la independización.

Tiempo de duración: de 5 a 8 años, pero se pueden ir alternando las diversas actividades que se quieran aprender.

Uno de los puntos más importantes es el de aprender un idioma de la familia china, y como ya se mencionó es preferible tomar  cursos de chino mandarín en el D.F. que  aporten conocimiento y las herramientas necesarias para un buen desarrollo lingüístico. Para ello es importante conocer a profundidad el lugar en donde se tomarán las clases, pues así se sabrá cómo se imparten los cursos, cuándo y si el lugar queda cerca de casa, escuela, trabajo e incluso, cerca de cualquier tipo de transporte público.

Una de las mejores opciones es Mandarink por lo siguiente: es una institución con renombre  a nivel internacional por el tipo de clases que imparte, además se considera como una de las mejores escuelas para el mundo de habla hispana, que se dedican a la propagación del idioma chino, por esos sus cursos de chino mandarín en el D.F. son muy buscados y solicitados por personas de diversas disciplinas,  pues se especializa en la enseñanza de la lengua procedente de China y de  algunas de sus variantes más importantes. Además, Mandarink realmente se preocupada por el bienestar intelectual y emocional de sus alumnos, por eso les brinda confianza.

Entre las visiones y objetivos primarios que tiene Mandarink para que el alumnado venga a estudiar uno de sus cursos de chino mandarín en el D.F., se encuentran que el aprender esta lengua es muy interesante y se vuelve todo un reto personal, pues no cualquiera se lanza a esta nueva aventura. Se vuelve un ejercicio mental altamente estimulante, pues se refuerza e incita a trabajar áreas del cerebro que muchas veces no se ocupan como se debe.

Aprender un idioma hace que el coeficiente intelectual se eleve y esto provoca que las personas tengan mayor agudeza mental al enfrentarse a situaciones un tanto difíciles para otras que no manejan más que la lengua materna. Además, es un beneficio total para todos aquellos individuos que se dedican a la publicidad o mercadotecnia, pues es un mercado altamente competitivo que cuenta con más de 1,000 millones de personas que consumen diariamente.

Asimismo las situaciones políticas-sociales, así como las cultural-artísticas, han cambiado radicalmente y China, actualmente se encuentra como una de las máximas potencias a nivel mundial, que a diario nos llena de su cultura, visión y bombardea con muchos de sus productos y la tecnología es un aspecto en el que destaca esta gran nación, por lo que es un campo muy explotable y fértil para emprender un negocio propio.

Antes de que visite Mandarink, es muy importante que se pregunte las razones por las que quiere aprender este idioma, también es válido que se quiera aprender para ganar más dinero, volverse más interesante ante las personas y hasta un magnate de los negocios. No importan las razones que se tengan, no se juzgarán, solamente se deben tener muchas ganas y ser constantes para que los deseos de llegar más lejos, no se demoren tanto y entonces sí, la palabra éxito será la más repetida y recurrida de nuestro vocabulario.

UBICACIÓN

Teléfono

Rancho Tollocan #61 Locales 7-8

Fraccionamiento Los Girasoles III

Delegación Coyoacán C.P. 04920

Teléfono

5677-6888

Escríbenos

55-4997-3831

Escríbenos

info@mandarink.com